Remove this ad

Lead

Jun 29 11 10:50 AM

Tags : :

El que así comprende, se mueve en el mundo jugando el juego, asumiendo la identidad que se requiere, la que está formada por las consecuencias de la genética de ese cuerpo, de la educación recibida, el medio ambiente donde creció o donde vive, la cultura del lugar y los juegos que se dan entre las variadas identidades de las personas con que convive. Juega el juego, se viste temporalmente con una identidad, sabiendo que eso no es si mismo. Lo sabe, lo asume y lo vive, porque ese traje de persona ya no es más un velo que separa la realidad de lo que es de la variedad aparente de lo que no es. El mundo, como movimiento consciente es apreciado como una virtualidad que está sostenida en la conciencia, como una emanación de si mismo y por tanto no distinto de si mismo en esencia. Es pura conciencia en movimiento, presenciada desde si mismo. Si mismo que no tiene ubicación real, sino una ubicación aparente desde un cuerpo con el que se adquiere una perspectiva del mundo y el universo. Por eso el cuerpo, la mente y las emociones son instrumentos de percepción, son instrumentos o funciones de conciencia, no distintos de la conciencia misma, que otorgan un sentido, un punto de vista. Limitarse a dicho punto de vista es como mirar un paisaje siempre desde una misma ventana. Desprenderse de esa limitación equivale a salir de la casa y observar el paisaje ya no a través de la ventana, sino siendo uno con el paisaje. No dos, yo y lo observado, sino simplemente lo que Es. Al mirar de nuevo a través de la ventana de la persona, la comprensión y la felicidad de esta comprensión no se escabullen necesariamente, aunque sí podrían velarse mientras no se asienta por completo la maestría de la toma de conciencia de si mismo, es decir, que ya lo virtual no ocupe un lugar como si fuera real. ML

Quote    Reply   
Remove this ad
Remove this ad
Add Reply

Quick Reply

bbcode help